Reguladores de PH 

por página
Mostrando 1 - 15 de 22 items
Mostrando 1 - 15 de 22 items

Reguladores de PH – Ácidos para subir o bajar el ph del agua de riego

Una de las principales tareas que nos tocará llevar a cabo en nuestro cultivo de interior o de exterior será controlar el nivel de PH (Acidez o Alcalinidad) del agua utilizada para el riego de nuestras plantas.

Para llevar a cabo esta tarea en condiciones adecuadas requerimos el uso de dos elementos imprescindibles, los medidores de ph de gotas o digitales, que no vamos a tratar en contenido de esta categoría y los reguladores de ph que nos permiten elevar o reducir el nivel del ph para adaptarlo a las necesidades específicas de nuestro cultivo en cada fase

Como cultivadores de interior y exterior estamos obligados a medir y regular el ph del agua que usamos para regar, ya que con niveles incorrectos, nuestras plantas no pueden alimentarse de manera correcta. Con niveles altos o bajos de ph las plantas no pueden incorporar todos los nutrientes que necesitan para evolucionar y desarrollarse de manera óptima. Con los niveles desajustados, o bien no se absorben los nutrientes, o bien se absorben en cantidades menores. Cuando hablamos de nutrientes nos referimos a elementos como nitrógeno, fósforo, potasio, etc.

Si tenemos el nivel de ph alto o bajo, nuestras plantas acabarán casi con toda seguridad presentando alguna carencia alimentaria, que mostrará sus primeros signos con el amarilleo de las hojas. A veces algunos cultivadores con poca experiencia, cuando observan que sus plantas empiezan tener mal color, lo quieren solucionar añadiendo más abono, pero esto no soluciona el problema, si no que lo agrava, ya que además de no poder alimentarse por desajuste del ph, el exceso de abono provoca una saturación de sales que bloquean las raíces, impidiendo aún más la absorción de elementos nutritivos.

Existen reguladores de ph que suben el nivel y otros que lo bajan. Los que lo suben normalmente llevan estas inscripciones, PH+ Up (los que suben), PH- Down (los que bajan) aunque hay marcas que siguen para nada esta regla y ponen nombres completamente distintos.

Los componentes principales de los reguladores de Ph suelen ser ácidos que pueden ser de origen orgánico o de origen químico. El más habitual de los ácidos naturales es el ácido cítrico que se usa para bajar el ph en crecimiento y floración. Los más habituales de los ácidos químicos son: el ácido nítrico, que suele usarse para bajar el ph en solo crecimiento o en los productos universales para crecimiento y floración y el ácido fosfórico que se suele emplear para bajar el ph en la fase de floración.

A partir de este apunte te indicamos que existen reguladores de ph genéricos que se usan en las dos fases de crecimiento y floración y reguladores de ph específicos, o bien para crecimiento o bien para floración.

El nivel de ph óptimo exacto no se describe con nítidamente en ningún lugar y siempre hay diferencias en los rangos expuestos dependiendo de la fuente o del cultivador consultado. A pesar de esto podemos decir que los niveles medios, derivados de la consulta de múltiples fuentes, se encuentran dentro de este rango, entre 5.8 y 7. La mayor parte de las fuentes que tratan este tema tienen niveles comprendidos dentro del rango que nosotros exponemos. Hay algunos que incluso llegan a partir de niveles de hasta 5.5, aunque esto puede ser un poco bajo ya que en este nivel no se incorpora todo el nitrógeno.

Y después de leer esto nos podemos preguntar ¿Entonces, que nivel elijo yo? Pues una de las maneras es tomar u valor medio como por ejemplo el 6, que es un valor de ph con el que se incorporan la mayor parte de nutrientes y regar siempre con el agua regulada a es ph.

También podemos ir incrementando el nivel de ph (dentro del rango) a medida que la planta va creciendo, ya que las necesidades nutricionales nos son las mismas en todas las etapas. En hidroponía es muy recomendable hacerlo lo más exacto posible.

Instrucciones de aplicación para los Reguladores de PH

Lo primero es tener el agua de riego preparada con los fertilizantes ya incorporados.

Una vez hecho esto tenemos que medir con medidores manuales de gotas o digitales

En función del resultado elegimos ph- o ph+

Añadimos unas gotitas al agua de riego, dos o tres y volvemos a medir

Tenemos que repetir esta operación las veces que sea oportuno hasta llegar al nivel de ph que estábamos buscando.

Cuando hemos medido y regulado la primera vez, ya sabremos más o menos que cantidad de ácido debemos añadir por lo que la próxima vez podremos añadir más cantidad de ácido de una vez para la regulación, sin miedo a pasarnos. Es aconsejable medir y regular siempre el ph, en cada riego, porque puede variar por diversos motivos. Si en el riego anterior, por ejemplo, necesitamos 12 gotas para llegar al nivel adecuado, no siempre va a ser así, igual en el siguiente riego se necesitan 16. Por este motivo la primera medición nos puede servir de guía, pero no podemos dar por sentado que la cantidad de ácido a usar va a ser siempre la misma, y más aún si queremos ir variando el nivel de ph a medida que avanza la planta.