Filtros de entrada para cultivo interior 

Mostrando 1 - 2 de 2 items
  • 19,00 €

    Los Air Sock son Filtros de entrada de tela para conseguir un reparto más homogéneo del aire fresco que el intractor bombea al interior del cultivo. Evitan la entrada de polvo, polen o insectos, o cualquier partícula perjudicial para las plantas. Distintos diámetros y longitudes.

    19,00 €
  • 8,00 €

    Los Dust Defender son filtros de entrada de carbón activo muy útiles para impedir la entrada de malos olores y de agentes externos indeseados a nuestro cultivo de interior a través de la intracción de aire. Filtro disponible en varios diámetros.

    8,00 €
Mostrando 1 - 2 de 2 items

¿Por qué comprar Filtros de entrada para cultivo de interior?

Porque siempre debemos proporcionar las mejores condiciones posibles a las plantas cultivadas en interior para conseguir un desarrollo óptimo que se traduzca en una producción más abundante. Los filtros de entrada para cultivo interior son unos accesorios muy útiles que se encargan de repartir de manera más homogénea todo el aire que entra del exterior a través de los intractores y además actúan como barrera, evitando la entrada de partículas de polvo, insectos y malos olores en el caso de los filtros de carbón. Con la instalación de los filtros de entrada en nuestro sistema de ventilación conseguiremos un cultivo de interior mucho más vigoroso y con frutos más sabrosos.

Las plantas cultivadas en interior necesitan abastecerse constantemente de dióxido de carbono para llevar a cabo todos sus procesos vitales, como por ejemplo la fotosíntesis, por eso debemos proporcionar a nuestra sala de cultivo un sistema de ventilación que se encargue tanto de la salida como de la entrada de aire. El aire que introducimos a nuestro cultivo desde el exterior puede contener esporas, partículas de polvo o insectos que pueden provocar plagas en nuestras plantas y afectar seriamente a su desarrollo. El filtro de entrada para cultivo interior es el encargado de bloquear todos estas partículas indeseadas y solo dejan pasar el aire fresco.

Con los filtros de entrada el aire que entra no se concentrara en un solo punto y se repartirá por toda la superficie llegando a las plantas de manera más homogénea, además según el modelo que elijas también puedes evitar que entren malos olores del exterior.

Son muy sencillos de instalar y su efectividad está más que contrastada entre cultivadores de todo el mundo. Cada dos o tres meses tendremos que lavarlos para que no pierdan su efectividad, pudiendo meterlos en la lavadora o bien lavándolos a mano con agua fría. Se recomienda siempre darles la vuelta al lavarlos para eliminar por completo los restos de polvo y los insectos.

¿Qué clases de filtros de entrada para cultivo interior puedo elegir?

Ponemos a tu disposición dos clases de filtros de entrada, los Air Sock y los Dust Defender. Según las necesidades de tu cultivo puedes utilizar uno u otro, o incluso los dos.

Los Air Sock son unos filtros de entrada que se encargan de repartir de manera más uniforme por toda la sala de cultivo el aire que entra del exterior por medio de los intractores. Este tubo de tela al ser tan poroso permite la salida del aire durante todo el recorrido, evitando así las concentraciones de aire frio en un solo punto.

Al estar más repartido el aire fresco alrededor de toda la sala de cultivo, las plantas se abastecerán mejor del dióxido de carbono y tendrán un crecimiento más vigoroso y una floración más productiva.

Este filtro de entrada para cultivo interior va conectado al intractor y se infla cuando empieza a llegar aire de fuera atrapando todo tipo de partículas indeseadas e insectos y dejando salir únicamente el aire al cuarto de cultivo interior. De esta manera evitamos que entre ninguna plaga del exterior con las consecuencias que esto acarrea.

Tenemos filtros de entrada Air Sock de todas las mediadas y diámetros, acorde con las necesidades de los aparatos de cada cultivo.

Los filtros de entrada Dust Defender están fabricados de carbón activado y además de retener insectos, esporas de semillas, o polen, también impiden la entrada de malos olores provenientes del exterior. Actúan como barrera protectora filtrando el aire del exterior y atrapando todas las partículas maliciosas que pueden perjudicar a las plantas.

Simplemente tendremos que ponerlos en la boca del intractor y fijarlos con los velcros que incluye ya que cuando lo ponemos debido a la fuerza con la que entre el aire se pueden caer. Una vez bien fijados ya no nos tenemos que preocupar de los malos olores del exterior, ni de los insectos o plagas que pueden afectar al cultivo.

A pesar de ser muy económicos su eficacia es máxima, por lo que es una garantía contar con ellos en los sistemas de ventilación de nuestra sala de cultivo. Ponemos a tu disposición Dust Defender de todas las medidas para que elijas el que se adapta a tu intractor.

Porque cualquier precaución es poca, en esta sección encontraras los filtros de entrada necesarios para proporcionar a tu sala de cultivo un aire fresco y limpio.