Ventiladores 

Mostrando 1 - 10 de 10 items
Mostrando 1 - 10 de 10 items

Ventiladores para cultivo de interior

Los ventiladores son un elemento, si no indispensable, sí muy importante para el correcto desarrollo de nuestras plantas, cuando cultivamos en interior. El uso de los ventiladores de forma regular nos puede traer consigo muchos beneficios a tener en cuenta, ya que sumando estás aportaciones, a las de los demás dispositivos que conforman nuestro cultivo, al final llegaremos a conseguir unas condiciones óptimas, que se traducirán en plantas más sanas y fuertes y cosechas más abundantes y de mayor calidad

Los ventiladores remueven el aire viciado y cargado de dióxido de carbono, acabando con las bolsas de aire caliente y enrarecido, de esta manera ayudan de forma significativa en el proceso de respiración de las plantas de interior y también en su fotosíntesis.

La Extracción e intracción son procesos fundamentales para tu cultivo de interior pero la ventilación es casi tan importante como estos y por eso debemos configurarla de la mejor manera posible.

Con una buena ventilación podemos acabar con las bolsas de aire caliente derivado de las emisiones lumínicas de las bombillas SHP hy HM. Los ventiladores también distribuyen uniformemente por todo el interior del armario, invernadero o sala, el aire fresco y sin viciar que procede de los intractores y también distribuyen de manera uniforme el CO2 generado.

Con una buena combinación de extracción, intracción y ventilación nos será más fácil controlar la temperatura y la humedad relativa del aire, contribuyendo de esta manera a evitar las enfermedades producidas por hongos como el oidio y la botritis, que son peligros potenciales sobre todo en la fase de floración.

Cuando las plantas reciben una brisa uniforme, no muy potente, y a ser posible oscilante, de forma continuada, acaban por desarrollar tallos y tronco mucho más gruesos y resistente ya que están sometidas a un constante balanceo que las empuja a hacerse más resistentes para defenderse de los elementos.

Lo ideal en un cultivo de interior es recrear de la forma más fiel posible el entorno que las plantas tendrían en su medio natural, pero claro está, recrear solo los factores beneficiosos, porque sería absurdo recrear, por ejemplo, un vendaval que puede ocasionar quemaduras y destrozos. Dicho esto, el ventilador es uno de los elementos que nos ayuda a emular a la naturaleza, proyectando una suave brisa sobre las plantas que pensarán que están en el exterior y reaccionarán como si allí se encontrasen, haciéndose más resistentes. El ventilador oscilante es la opción más recomendada por su mayor parecido al medio natural

Tenemos a tu disposición los modelos de ventilador para cultivo de interior más populares y extendidos, donde podrás elegir entre distintas potencias, tamaños de hélice y sistemas de fijación hasta dar con el ideal para tu sala, armario o invernadero.

Para elegir el ventilador adecuado para nuestro interior tenemos que tener en cuenta el tamaño de este, el tipo de cultivo, el tipo de lámparas instaladas, el espacio disponible para añadir dispositivos y además tenemos que pensar en la configuración adecuada para que las plantas no reciban aire en exceso porque esto les puede provocar quemaduras en sus hojas. Lo mejor para ellas es que el ventilador sea oscilante evitando así el chorro de aire directo y continuo. Si por el motivo que sea queremos meter más potencia de aire, este no debería de darles de forma directa.

Modelos de Ventilador para cultivo de interior

Ventilador de Pinza. Generalmente son de pequeño tamaño y su potencia es reducida por lo que nos irán bien para armarios pequeñitos. Incorporan un sistema de agarre mediante clip que permite fijarlos de manera muy cómoda en cualquier barra metálica de nuestro armario. Una práctica que se puede llevar a cabo en armarios de crecimiento y esquejes, ya que las bombillas no son muy potentes, sería engancharlo al propio reflector y apuntarlo hacia la bombilla para reducir la temperatura y poder bajar el foco un poco más, acercándolo a las plantas.

Ventilador de Clip Oscilante. Versión mejorada del ventilador clásico de clip, normalmente de mayor potencia y con la gran ventaja del movimiento oscilante que ayuda a emular de forma mucho más real el medio natural. Este ventilador es muy aconsejable para los armarios de cultivo y lo podremos colocar de distintas maneras para conseguir el efecto deseado. Si lo colocamos a media altura nos removerá todo el aire de abajo arriba llegando de todos los rincones. También podemos fijarlo a las barras del techo y poner a más potencia, el aire llegará hasta el fondo y al ser un poco más potente contribuirá al desarrollo de tronco y tallos.

Ventilador de Pie. Es uno de los ventiladores más usados cuando cultivamos en interior pero sobre todo cuando lo hacemos en salas, cuartos de secado o armarios de gran tamaño. Son oscilantes y tienen varias velocidades lo que los hace muy versátiles. Con un solo ventilador de pie podemos cubrir la demanda de ventilación que nos originan dos kits de iluminación de 600w de sodio de alta presión o halogenuros metálicos. Para cultivos grandes podemos poner un ventilador de pie cada dos o 3 focos

Ventilador de suelo industrial. Se pueden utilizar para todo tipo de tareas de ventilación porque son aparatos de alta calidad, pero normalmente los vamos a usar en cultivos de mayor tamaño. Son extractores potentes y con varias velocidades. Debido a su potencia, hay que tener cuidado con ellos, para que el flujo de aire no dé, de forma muy directa sobre las plantas. Hay ocasiones en la que las plantas altas provocan zonas sombrías que pueden albergar bolsas de humedad, que pueden hacer aflorar hongos destructivos como oidio o botritis, pues en estas situaciones podemos enfocar nuestras extractores industriales hacia esas zonas para acabar con las bolsas de humedad

Ventilador de pared con mando. Normalmente los vamos a colocar en cultivos de gran tamaño donde hay poco espacio para pasar porque las plantas están muy apretadas ocupando toda la superficie. En esta situación son ideales porque los podemos poner en alto, dirigirlos hacia donde queramos y programarlos. Además, el mando nos hace mucho más fácil su manejo y evitamos tener cables por medio

Ventilador Multifan Turbo. También pertenece a la familia de los ventiladores de suelo pero es menos potente que estos aunque también es oscilante. Su función es la clásica de todos los ventiladores y también nos pueden servir para dirigirlo a las zonas bajas para acabar con las bolsas de humedad.